Áscaris en Perros: Síntomas, Tratamiento y Prevención | Guía Completa

Índice de contenidos

Una infección por áscaris en un perro, también conocida como lombrices intestinales, puede ser un hecho común en muchas zonas. Estos parásitos circulares pueden provocar una variedad de síntomas y molestias en tu mascota. Conocer los signos y síntomas de una infección por áscaris, así como los mejores métodos de tratamiento, puede ayudarte a mantener a tu mascota sana y feliz.

¿Qué es una infección por áscaris en los perros?

Una infección por áscaris en los perros se produce cuando el perro está expuesto a una infestación de lombrices. Estos parásitos pueden entrar en el cuerpo del perro por ingestión o inhalación de huevos presentes en el suelo o en alimentos, agua u otros objetos contaminados. Una infección por áscaris es altamente contagiosa, por lo que es importante tomar medidas para evitar la exposición si un animal de la casa está infectado.

Síntomas de una infección por áscaris en perros

Los síntomas de una infección por áscaris en perros pueden variar según la gravedad y la propagación de la infestación. Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Vómitos – Los perros con infección por áscaris pueden experimentar ataques de vómitos o regurgitaciones. Esto puede ir acompañado de malestar abdominal o sensación de hinchazón.
  • Diarrea – Una infección por áscaris puede hacer que los perros tengan heces blandas o líquidas que puedan desprender mal olor. También puede contener moco o sangre.
  • Tos – Un perro con infección por áscaris puede desarrollar tos esporádica o persistente. Esto puede indicar la presencia de los parásitos en los pulmones del perro.
  • Pérdida de peso – Una infección por áscaris puede influir negativamente en la capacidad del perro para comer y absorber nutrientes. Esto puede provocar pérdida de peso o alteraciones anormales del apetito.
  • Letargo – Los perros con infección por áscaris pueden sentirse cansados o adormilados. Puede que no quieran realizar sus actividades habituales y que prefieran descansar la mayor parte del tiempo.
  • Dolor abdominal – En algunos casos, una infección por áscaris puede provocar en el perro dolor abdominal intermitente o constante. También pueden manifestar signos de malestar al moverse o ser tocados en determinadas zonas del abdomen.
  • Anemia – En casos graves, una infección por áscaris puede provocar anemia. Ello puede dar lugar a un aspecto pálido de las encías y otras membranas mucosas, así como a un aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria.

Tratamiento para las infecciones por áscaris en perros

Los veterinarios pueden diagnosticar las infecciones por áscaris en perros mediante diversos métodos, como el examen de muestras fecales, análisis de sangre y estudios por imagen. Una vez confirmado el diagnóstico, los veterinarios elaborarán un plan de tratamiento individualizado para tratar la gravedad y la propagación de la infección.

El método de tratamiento más común para las infecciones por áscaris en perros es el uso de un medicamento antiparasitario adecuado. Un veterinario recetará un medicamento oral o inyectable que se administrará durante un periodo de tiempo determinado. En casos graves, los perros pueden necesitar hospitalización y cuidados de apoyo adicionales para tratar otras complicaciones de la infección.

Prevención de las infecciones por áscaris en perros

Existen diversas medidas que pueden tomarse para ayudar a prevenir las infecciones por áscaris en perros. Algunos de los métodos de prevención más comunes son:

  • Limpieza regular – Limpiar regularmente la zona en la que vive el perro y todos los objetos que utilice para la alimentación, el aseo o el juego. Esto puede ayudar a reducir el riesgo de exposición a los huevos de los áscaris.
  • Medicación antihelmíntica – Administrar regularmente un antihelmíntico al perro. Esto puede ayudar a prevenir el desarrollo de una infección por áscaris, así como de muchos otros tipos de parásitos.
  • Evite la exposición – Limite la exposición del perro a zonas donde se encuentren animales infectados por áscaris, como parques públicos, parques caninos y tiendas de mascotas.
  • No alimente al perro con carne cruda o productos lácteos no pasteurizados – Evite dar de comer al perro carne o productos lácteos crudos o poco cocinados. Esto puede ser una fuente común de exposición a los áscaris.

Conclusión

Una infección por áscaris en perros puede ser un hecho común, especialmente en zonas con elevada población animal. Conocer los signos y síntomas de una infección por áscaris, así como los mejores métodos para el tratamiento y la prevención, puede ayudarte a mantener a tu mascota sana y a salvo. Si sospechas que tu perro puede tener una infección por áscaris, es importante que contactes con un veterinario lo antes posible para que le haga una evaluación y le dé el tratamiento adecuado.

Deja un comentario

Compartir Artículo
Esta página web utiliza cookies   
Privacidad