Filaria en Perros: Causas, Síntomas y Tratamiento – Guía Completa

Índice de contenidos

Los perros son animales maravillosos, pero pueden ser susceptibles a una amplia gama de problemas de salud, incluida la filariosis, contraída a través de las picaduras de mosquitos. Conocida como enfermedad del gusano del corazón en inglés, la filariosis está causada por Dirofilaria immitis, un gusano parásito. La infección se transmite por la picadura de un mosquito infectado. La filariosis es relativamente frecuente en los perros y puede provocar graves problemas de salud e incluso la muerte.

Causas de la filariosis canina

La filariosis es causada por la Dirofilaria immitis, un gusano parasitario transmitido por picaduras de mosquito. Cuando un mosquito infectado pica a un perro, pasa larvas del gusano a la piel del animal, donde luego migran a través del torrente sanguíneo hasta el corazón y los pulmones. Las larvas se convierten finalmente en gusanos adultos, que pueden crecer y multiplicarse en el sistema cardiovascular del perro.

Síntomas de la filariosis canina

Los síntomas de la filariosis pueden variar mucho de un perro a otro en función de la gravedad de la infección. En algunos perros, la filariosis no presenta síntomas o sólo provoca síntomas leves. Pero en los casos más graves puede haber tos, cansancio, pérdida de apetito, pérdida de peso, dificultad para respirar o desmayos. A veces, los síntomas pueden poner en peligro la vida si la infección no recibe tratamiento.

Tratamiento de la filariosis canina

El primer paso para tratar a un perro con filaria es hacer un diagnóstico preciso. Normalmente se realiza una prueba de sangre para buscar indicios de gusanos adultos de sexo femenino o de larvas microscópicas en la sangre. Dependiendo de la gravedad de la infección, existen diversas opciones de tratamiento, que incluyen medicamentos orales o inyectables destinados a matar a los gusanos adultos.

En algunos casos, un perro infectado puede necesitar la extirpación quirúrgica de los gusanos adultos. Además, los animales deben recibir medicación preventiva para evitar la recidiva de la infección. Dependiendo del tipo y la marca de la medicación utilizada, la prevención puede consistir en medicamentos inyectables o masticables mensuales, o en tratamientos de mayor duración que proporcionan protección durante varias semanas.

Prevención de la filariosis canina

La mejor forma de prevenir la filariosis en los perros es tomar medidas para reducir su exposición a los mosquitos. Esto podría implicar el uso de sprays repelentes de mosquitos, la aplicación de productos tópicos en el pelaje de tu mascota y asegurarte de que el entorno de vida de tu perro esté libre de criaderos de mosquitos. Además, realizarle anualmente a tu perro una prueba de detección de la filariosis también puede ayudar a detectar la infección en una fase temprana, antes de que se desarrollen problemas de salud graves.

Cuidado de un perro con filariosis canina

Una vez diagnosticada una filariosis en un perro, los propietarios deben tener un cuidado especial para garantizar la comodidad y la buena salud de su mascota. Esto puede implicar proporcionarle ejercicio regular y estimulación mental, darle una dieta equilibrada y proporcionarle un lecho cálido y acogedor. También es importante evitar que la mascota se sobrecaliente o se estrese. En algunos casos, la filariosis puede ir acompañada de otros problemas médicos, por lo que es esencial vigilar de cerca la salud de tu mascota y comunicar a tu veterinario cualquier síntoma que te preocupe.

Conclusión

La filariosis en los perros es un problema de salud potencialmente grave que se debe a una infección por el parásito Dirofilaria immitis. Aunque la filariosis no tiene cura, puede controlarse eficazmente mediante medidas adecuadas de prevención y tratamiento. Los propietarios de perros deben tomar medidas para reducir la exposición de sus mascotas a los mosquitos, realizarles anualmente pruebas de detección de la filariosis y buscar tratamiento para la infección en un veterinario. Con los cuidados adecuados y prestando atención a los detalles, la filariosis puede controlarse eficazmente y mejorarse significativamente la calidad de vida de la mascota.

Deja un comentario

Compartir Artículo
Esta página web utiliza cookies   
Privacidad